Una batería de cocina buena, bonita y, a largo plazo, barata

¿Cuándo vas a dejar de pedir diario por Uber Eats para ponerte a cocinar? Respóndete esto mientras piensas en todo el dinero que has podido ahorrarte. ¿Que no sabes cocinar? Luego hablamos de esto, mientras tanto, te dejamos un kit básico de utensilios de cocina, con su respectiva liga de compra a Amazon, para que ya dejes de gastar dinero como un tonto.

No te preocupes. No es caro, no es complicado y con esta inversión podrás preparar desde lo más básico hasta cosas un poco más complejas: de ti depende.

Antes de comenzar, hay que tener claro una cosa: la calidad del material es crucial para que tu inversión valga la pena. Sí, sabemos que en cualquier supermercado encuentras cuchillos, sartenes y cacerolas que son estúpidamente económicas. Sabemos también que te durarán lo que te duró tu noviazgo de la preparatoria, y como nos preocupas, queremos que gastes tu dinero bien, a largo plazo, para que cuando te mudes (Dios no quiera que sea porque rompiste con tu actual noviazgo) tengas todavía como consuelo el saber que tu dinero se fue a herramientas de cocina que te durarán, quizá, toda la vida.

Cuchillos


Sabemos que la escena de Roma donde pasa el afilador es una cosa hermosa que alimentó tu espíritu de una manera sin precedentes, pero no queremos que tengas que recurrir a este hermoso personaje tan característico de la cultura mexicana cada vez que el filo de tu cuchillo sea tan plano como la frente de Alfonso Cuarón. Invertir en cuchillos es el paso más importante para tu iniciación en este mundillo de hacerla de cocinero. Sólo necesitas (en nuestra humilde pero concienzuda opinión) cuatro cuchillos.

Cuchillo de puntilla:

Es el pequeñito y puntiagudo, perfecto para pelar papas en caso de que tus habilidades psicomotrices no te permitan usar un pelapapas. Es perfecto también para cortar cualquier tipo de verdura, fruta y, en general, cortes pequeños y precisos.

Cuchillo cebollero:

Hay dos que tres listillos que afirman que este es el único cuchillo que una persona mortal necesita en su cocina. Esto sería cierto sólo si eres de esos que usan el cuchillo para abrir cervezas. Si bien es cierto, este es el cuchillo más versátil que podrás encontrar, ya que con él puedes cortar desde verduras hasta proteínas, su uso se vuelve torpe al maniobrar con productos cuya textura resiste al filo plano. O sea, en resumen: sí, este cuchillo es el más chingón, pero no seas tacaño e inviértele.

Cuchillo serrado:

Como ya mencionamos en el punto anterior, existen productos que ofrecen resistencia al filo. El pan y los tomates, por ejemplo. El cuchillo serrado te permite atravesar estas curiosas superficies sin dificultad.

Hachuela:

Esta es la única variedad de cuchillo profesional que recomendamos ampliamente. Su característica hoja te permite filetear piezas grandes de carne, así como cortar a través del hueso.

¿Y esos kits completos de cuchillos?

Va, cómprate uno, pero como ya mencionamos: métele billete. Nosotros recomendamos estos Kyocera por ser livianos, cerámicos y súper durables, además de estar muy guapos. Ahora que si tienes todo el dinero del mundo y quieres vivir el dulce encanto de un delirio burgués, chíngate estos Wüsthof y olvídate por siempre de comprar cuchillos.

Sartenes y cacerolas


Por favor no compres cacerolas y sartenes de materiales exóticos que te prometen sol, luna y estrellas. Este tipo de sartenes y cacerolas “raros” son como una flor de lavanda: son bellísimos, pero su durabilidad siempre está en la cuerda floja, además de ser delicadas y sensibles ante cualquier cosa. Ve a lo seguro: el hierro. Y si está esmaltado en cerámica, mejor. El hierro tiene la capacidad de resistir grandes temperaturas, además de distribuir el calor con mayor eficacia. Sí, son toscos, pesados, no muy agradables a la vista, pero estás armando una cocina, no una sucursal de Zara.

Un sartén común y corriente

No te la compliques, necesitas uno de estos, los de toda la vida. De 30 a 45 centímetros de diámetro. Si elegiste el hierro, busca que sea pesado, esto también aplica si te fuiste por otro material como el teflón o la cerámica. Revisa a partir de qué materiales el mango está unido al sartén, ¿se siente flojto? Next, please. Te sugerimos este kit, donde podrás tener a un precio desconcertantemente bajo un sartén y, además, un sartén hondo perfecto para frituras profundas. Cómpralo.

Sartén para saltear, o en el mejor de los casos, un wok

Este tipo de sartenes son perfectos para gente como tú que al parecer ya no tiene tiempo para nada. Su forma cóncava hace que las temperaturas suban de forma más rápida. Un wok es tu mejor opción, ya que precisamente esta cavidad es más pronunciada, pero si de plano, como nosotros, batallas para llegar a fin de mes y prefieres algo normal, hazte de sartén para saltear. Recomendamos este wok o este sartén.

Olla de presión

Por favor, por lo que más quieras, cómprate una de estas. Te ahorra tiempo, esfuerzo, ayudas al planeta a estar un poco menos en la mierda y, sobre todo, ahorras dinero. Preparaciones que te tomarían cuatro horas puedes reducirlas a ser de treinta minutos. La gran mayoría son muy duraderas y su limpieza es facilísima. Cómprate esta o, si tus papás tienen acciones en Tesla, cómprate esta maravilla.

Cacerola holandesa o “cocotte”

Están tan de moda como el trap o tatuarse bosques en las muñecas, y su razón tiene. Al ser de fondo grueso y de hierro fundido te resisten todo, desde mudanzas, golpes o lapsus brutus donde te fuiste a jugar League of Legends y olvidaste por horas que dejaste algo cocinándose. Existe una enorme variedad de recetas que, al prepararse en una cocotte, resultan ser a prueba de tontos. ¿Lo mejor? No son tan caras como quizá lo hubiéramos imaginado.

Cazo pequeño

No vas a preparar una simple salsa en una cacerola, necesitas algo pequeño y fácil de maniobrar. Este tipo de cazos son perfectos para preparaciones rápidas y precisas. Recomendamos que el mango sea amplio y, sea cual sea el material que elijas, por favor que venga con su respectiva tapa. Esta está perfecta, y esta también.

Otras chácharas

No te vamos a decir que compres las tonterías de cocina que venden en Wish y que no sirven para nada. Te vamos a rogar que, por el amor de Dios, te compres estas dos cositas. Con ellas en tu cocina, cocinar será más fácil que dar alguna opinión idiota de lo que sea en Twitter.

Arrocera

Si nunca has usado una, nunca podrás entender lo maravilloso, útil y eficaz que es tener una de estas cosas en tu casa. El arroz es un ingrediente básico en casi cualquier cocina; con una arrocera ahorrarás gas y todos esos días de vida que se te restan cuando el arroz te queda como un engrudo asqueroso. Son baratísimas, las amamos. Esta es una opción que no tiene excusa; esta es otra opción por si tienes tanto dinero como ganas de comer arroz. 

Batidora de mano

Con una de estas te ahorras una licuadora y, si no eres tan neuras con esta de las cocinas como nosotros, hasta una procesadora de alimentos. Es perfecta para espesar sopas, preparar salsas y hasta hacer pasteles. Una completa maravilla. Esta es una opción económica y esta es otra opción igual económica pero quizá para ti, tacañx, no tanto.

De utensilios como espátulas, coladores y otras tonterías luego hablaremos. Son, al momento, prescindibles. Sólo cerramos esto diciendo que debes comprarte un par de palas de madera y unas pinzas. Sí, una cuchara sopera y una espátula de plástico sirven, pero no son tan necesarias a estas alturas de tu vida, ¿o sí?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Comienza
A %d blogueros les gusta esto: